Maternidad

He sido madre recientemente y a veces rompo a llorar si motivo. ¿Es normal?

A todos los cambios que se producen en la maternidad hay que sumarle también el cansancio y la falta de horas de sueño. En este escenario no es de extrañar que puedan aparecer sentimientos ambivalentes. La imagen idílica de la maternidad, en la que solamente caben las emociones positivas, queda lejos de la realidad, donde hay que integrar todo lo magnífico del posparto con todo lo más complicado del mismo.

De vez en cuando, romper a llorar, por sí solo, no sería un signo de depresión. No debemos confundir un momento de tristeza, de llanto, o incluso de desesperanza con una depresión.

De hecho, hasta el 50% de las madres, en el posparto, pasan por un fenómeno conocido como los maternity blues. Esta reacción, que se considera normal, aparece entre el tercer y quinto día de posparto y está muy asociada a los cambios hormonales. Consiste en estar más sensible, tener episodios de llanto, tristeza leve, sentirse más irritable y presentar preocupaciones por la criatura. Suele resolverse de forma espontánea y no supera las dos primeras semanas tras el parto.

Sin embargo, si estos síntomas empeoran, se cronifican, o aparecen más síntomas, debemos pensar en la posibilidad de una depresión posparto y pedir ayuda profesional.