Se dobla la demanda de atención en salud mental entre los profesionales de la salud

Según la Fundació Galatea, la mitad de los profesionales acudieron a los servicios de salud mental durante la pandemia o se plantean hacerlo
SOM Salud Mental 360
Redacción
SOM Salud Mental 360
Estudio Fundació Galatea

La Fundación Galatea, entidad que vela por la salud y el bienestar de los profesionales de la salud en Cataluña, ha dado a conocer los datos recopilados en la última encuesta realizada en otoño del 2021 y que reflejan el nivel de malestar físico y mental de los colectivos que trabajan en el ámbito de la salud. En esta monitorización no se incluye el impacto que pueda haber tenido sexta oleada de este invierno 2021-2022.

Los datos del estudio reflejan cómo el malestar es acumulativo en el tiempo y no muestra indicios de recuperación. De hecho, más de la mitad de los profesionales de la salud de Cataluña, un 54%, acudieron a los servicios de salud mental (un 39%) o se plantean hacerlo (15%). Según las cifras de la entidad, esto es el doble de la demanda registrada en verano del 2020.


Este estudio recoge las repercusiones de la COVID-19 a través de encuestas realizadas a: médicos, enfermeras, odontólogos, farmacéuticos, psicólogos, veterinarios y trabajadoras sociales. De estos colectivos, son las enfermeras y las trabajadoras sociales los grupos que presentan un peor estado de salud percibido. Se trata, precisamente, de dos colectivos muy feminizados y son las mujeres las que muestran unos peores indicadores de salud que los hombres en todos los colectivos.

La percepción de una regular o mala salud mental se triplica

Según la Fundación Galatea, el estado de salud mental de los profesionales de la salud ya era percibido como regular o malo por un 10% de los profesionales. Una situación derivada de cargas de trabajo excesivas, falta de reconocimiento profesional, estilos de vida poco saludables, síntomas de fatiga, estrés y dolor y mala calidad del sueño.

Con la pandemia, estos datos se han triplicado, pasando del 10% al 30,5%, siendo los colectivos de las enfermeras, las trabajadoras sociales y los médicos los que muestran una mayor carga psicológica y que han tenido una evolución más negativa desde el inicio de la pandemia.

Estos colectivos expresan pensamientos como «no poder más» o la sensación de «estar sobrepasado», que afectan al 30% de los profesionales, especialmente a las enfermeras (39,8%). Por otro lado, la sensación de «sentirse quemado» está presente en un 36% de los profesionales (39% en 2020), estando en primer lugar en las enfermeras (43,2%), seguidas por los médicos (38,1%).


La Fundación Galatea explica en su noticia que esta última encuesta incluye por primera vez las situaciones de estrés postraumático. Los resultados arrojan la cifra 16,3% de los profesionales que manifiestan que a menudo actúan como si estuvieran reviviendo experiencias estresantes relacionadas con la pandemia. Las más afectadas son las enfermeras (26,3%) y las trabajadoras sociales (24,6%).

La Fundación Galatea, que puso en marcha un servicio de soporte psicológico telemático para los profesionales de la salud cuando llegó la pandemia, ha atendido a más de 1.900 profesionales de la salud en Cataluña, a fecha de febrero de 2022. El acceso al servicio es a través del teléfono 900 670 777 de 9 a 21 horas de lunes a viernes.

Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.
Publicación: 17 de Marzo de 2022
Última modificación: 17 de Marzo de 2022