Ansiedad

¿Una crisis de ansiedad puede estar escondiendo una dolencia física?

La presencia de una enfermedad o proceso somático físico puede llevar la presencia asociada de ansiedad. Esta ansiedad viene dada, en muchos casos, por la presencia del propio malestar o dolor físico que conlleva el cuadro médico o por la propia angustia situacional que lleva un proceso médico, su diagnóstico y la incertidumbre de su evolución a corto o largo plazo.

Pero de la misma manera que una patología somática puede llevar a la persona a presentar clínica ansiosa o depresiva, la propia presencia de ansiedad puede afectar directamente a nuestro cuerpo.

La presencia de estrés o ansiedad sobre todo de manera continuada puede afectar en la aparición de complicaciones por ejemplo cutáneas, del sistema digestivo, muscular, respiratorio e inmunitario, entre otros.

Cabe también destacar la relación que existe entre la ansiedad persistente o estrés crónico y el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares. En estos casos, el aumento de las constantes vitales tales como la tensión arterial (TA) o la frecuencia cardíaca (FC) puede favorecer la presencia de una problemática en dicho sistema orgánico.