Maternidad

¿Cómo puedo gestionar la ansiedad durante las primeras semanas de postparto, especialmente con las visitas?

Ser madre por primera vez es una experiencia transformadora y transcendental que tiene un gran impacto en la vida de la mujer y su pareja. Esta nueva etapa de la vida va a venir acompañada de cambios hormonales, cambios en las rutinas, cambios en las dinámicas familiares, en las prioridades. Nuestra vida va ser totalmente distinta y va a trasformar todo el sistema familiar.

A veces integrar todos estos cambios no es tarea fácil. Es muy importante que cada miembro de la familia entienda cuál es su rol principal. En el caso de la madre, su prioridad es, o debería ser, cuidar del bebé y de ella misma y para eso es fundamental el rol de la pareja.

Las familias de origen de cada uno de los progenitores van a tener también una influencia importante en la nueva familia que se ha creado. Su apoyo logístico y emocional es fundamental, pero es muy importante que entiendan que su rol es el de dar el apoyo que los progenitores hayan manifestado que necesitan y respetar los ritmos y decisiones que los nuevos padres tomen en relación a la crianza.

Es lógico esperar que la familia quiera visitar al recién nacido y formar parte de su vida, pero si las vistas de familiares y amigos resultan un estrés, es importante poderlo trasmitir y pactar, si hace falta, un horario de visitas que sea realista para la madre. El posparto inmediato es un periodo en el que la mujer tiende, por lo general, a necesitar poca interacción social y prefiere la calma del núcleo familiar más estrecho. A la vez, dormir es una necesidad vital y las visitas en ocasiones pueden interferir. Mi recomendación es que si la madre duerme no se la debería despertar para atender a las visitas.